LA PARADOJA DE ALABAMA

Me uno a la iniciativa CPI de poner las situaciones curiosas de la ciencia, esas veces que las cosas son curiosas pero inutiles.

Corría el año 1880, aprox, y el señor Hamilton presumia con sus colegas de haber ideado un sistema racional de reparto de escaños por el cual los estados de la federación tenían una porción representativa que se podía expresar de esta manera p1/p, donde p es la población del país y p1 es la del Estado que continua naturalmente como p2,p3 y así.

La dificultad estribaba, en esto de las ciencias sociales, basicamente en que mientras la división no sea pura no se le puede asignar medio escaño a un Estado. De tal manera que a la porción de representatividad se le multiplicaba por el total de escaños(e) así p1/p * e de está manera se establecia una cuota minima para cada Estado y al final los escaños que sobraban se repartían entre los decimales más altos.

Lo curioso de este sistema racional lo certifico Alabama, en curioso caso donde la realidad actuó como método de control. Cuando se intento aumentar el numero de escaños para unas nuevas elecciones se dieron cuenta que al aumentar el numero de
escaños para la cámara el numero de representantes de Alabama descendía en uno. Por lo tanto Hamilton se tuvo que consolar, como Miguel Induraín al ver ganar a Amstrong su sexto Tour,con mirar como George Washington se reia de él.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s