Harlem Shake

Desde febrero se ha puesto de moda en Internet hacer el harlem shake un baile que comienza con alguien repitiendo un movimiento mecánico y de repente se suma una manada de freaks haciendo el loco en un baile caótico. A mi me encanta  el baile y la canción. La canción del productor norteamericano Baauer, que se llama como el baile, abre con una mujer gritando “CON LOS TERRORISTAS” una voz dice “do the harlem shake” y suena un eructo de esos que te salen después de beberte un sueps de un trago.

¡CON LOS TERRORISTAS!

Ayer me  leí la conferencia ‘Terror sagrado’ de Terry Eagleton publicada por la editorial de la Universidad Complutense de Madrid. Terry Eagleton es uno de esos filósofos que habla y escribe con un estilo  entre Carabanchel y el Barrio de las Letras, con su propia interpretación de los clásicos, tanto de la literatura como de la filosofía política, que vuelve divertida la filosofía de Kant y Hegel  con un estilo tan caótico como el Harlem Shake.

Llevaré como 6 años peleandome con la definición de terrorismo, la trama de definiciones sobre terrorismo es tan grande y enrevesada que nadie sabe qué significa. Terry hace una distinción  entre terrorismo con minúscula y mayúscula. Terrorismo con t es lo que lleva haciendo la humanidad durante toda la historia, masacrándonos unos a otros, pero con T es algo innovador que situa en el origen del Estado Moderno. Es una práctica que la burguesía lleva en su ADN. Y es que la tesis central del Harlem Shake en el video más famoso ‘Harlem Shake (original army edition)’ tiene mucha relación con la tesis central de la conferencia de ‘Terror Sagrado’ y la definición que T. Eagleton nos ofrece sobre el Terrorismo:

El origen del Terrorismo se situa en la Revolución Francesa, acontecimiento fundador para muchos de la época moderna. Creo que fue Edmun Burke , uno de los más ilustres irlandeses, el que, en su lucha contra la revolución, utilizó por primera vez la palabra terrorist. Por lo que el terror y la modernidad estan hermanados desde su nacimiento, y también en este sentido , si se piensa el terror Jacobino, el terrorismo inicia su vida como terror de Estado que, por otro lado, es como ha continuado su mayor parte. El terror no aparece como una fanática conspiración secreta que golpea el Estado, sino como una fanática conspiración secreta llamada Estado.

En este video vemos a un grupo de soldados ordenados y uno de ellos repitiendo movimientos mecánicos como una brigada en la táctica militar institucionalizada, mientras suena “¡con los terroristas!” como si descubriera lo que hay debajo de los uniformes. Cuando suena “do the harlem shake” es cuando se retiran los uniformes y podemos ver los ropajes absurdos que ocultan el orden institucional del Estado Moderno. Para T. Eagleton el origen del terrorismo y del Estado Moderno son el mismo, solo es el paso del tiempo el que le otorga legitimidad como autoridad perpetuando a los herederos del terrorismo en el poder, las nuevas narraciones ocultan la violencia terrorista con T que hay tras este origen como el hippie que una vez que es abogado quiere borrar toda prueba de su pasado , ejemplos no nos faltan: el Motín del té, la Revolución Gloriosa o la Transición española.

El conflicto viene dado al definir terrorismo como un acto delictivo, en términos legales, para encasillar una práctica de grupos armados; al observar esta práctica no queda más que admitir que los propios Estados, Movimientos de Liberación Nacional o líderes como Mandela han actuado de igual manera y forman parte del conjunto de cosas que engloba la palabra “terrorismo”. Yo identifico como características  definitorias del terrorismo primero que tiene un fin político, segundo que no respeta los Derechos Humanos, tercero que se trata de una táctica militar creativa, adaptativa con bajos recursos a diferencia de las tácticas comunes de los ejercitos de un Estado y como punto central la condición de carecer o poseer la legitimidad que otorga el poder hegemónico.

De tal manera que el terrorismo no es un qué sino una frase lógica condicional si A utiliza una táctica militar creativa, adaptativa, con bajos recursos que no respeta los derechos humanos con un fin político y carece de la legitimidad que otorga la hegemonía entonces es terrorismo. Al contrario, si A1 utiliza una táctica militar creativa, adaptativa, con bajos recursos que no respeta los derechos humanos con un fin político y posee la legitmidad que otorga la hegemonía entonces no es terrorismo. Esta última modalidad es lo que Eagleton llama terrorismo con T sin ocuparse de definir o diferenciar que es el terrorismo con t lo que considero una insuficiencia en su definición.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s