No en nuestro nombre (I): Las primeras palabras de Albert Rivera en el debate de ElPais

Hay que felicitar a la gente que trabajó en el proyecto del debate de ElPais. Un debate entretenido, de políticos inexpertos en debates. Poco queda por decir de este por eso, como los buenos físicos, me voy a centrar en los detalles de los primeros segundos tras el inicio del debate, en concreto en la primera respuesta a la primera pregunta del moderador tras explicar las reglas:

elpais debate moderador“Pero antes de comenzar con el bloque de economía noticia de estos días, noticias de esta semana. El terrorismo islamista, algo que nos preocupa mucho y es verdaderamente grave. Hace unas semanas ha sido en París el atentado  terrorista pero lo cierto es que sabemos que va a pasar en más sitios y es uno de los asuntos que el próximo presidente del gobierno va a tener que a hacer frente. Así que primera pregunta casi telegráfica a los tres candidatos.  ¿España debería de formar parte de una coalición, de la coalición que está incentivando Francia para responder a este terrorismo islamista incluso cuando esa coalición incluya intervenciones militares? Albert…”

Albert Rivera, como un reloj a una pregunta del momento:

“En primer lugar, eselpais debateto no tiene que ver con Irak por ponerlo encima de la mesa: ni es una guerra ilegal ni es injusta, ni hay mentiras ni hay petróleo en juego. Aquí lo que hay en juego si luchamos contra los terroristas en el mundo entero los demócratas. Y dicho eso, creo que cuando Europa se ha unido frente al fascismo como pasó durante la II Guerra Mundial ganamos a los fascistas, ahora toca unirse también para ganar a los terroristas y por tanto tenemos que estar unidos los que creemos en la libertad. Y por supuesto, el Partido Socialista Francés, Obama, Merkel, Cameron son nuestros aliados, los aliados de los demócratas. Así que yo creo que tenemos que estar con ellos no con los terroristas ni de canto. Dicho eso tiene que ser con consenso en el Parlamento, tiene que dentro de la legalidad de la ONU, tiene que ser dentro de la OTAN y por supuesto todos unidos si nos dividimos como estamos viendo entre Rusia, Turquía, haciendo la guerra cada uno por su lado, Francia, nunca derrotaremos a los terroristas. Así que igual que derrotamos unidos en España y Francia a ETA también ahora lucharemos unidos para acabar con el terrorismo. Osea que yo creo que hay que colaborar y por supuesto en esa colaboración hay diferentes ámbitos uno de ellos en los países de origen del problema pero también en casa, con la inteligencia, con la policía, con los jueces.

El moderador le agradece su respuesta y pasa a Pedro Sánchez candidato por el PSOE a la presidencia del gobierno.


De la coalición que bombardea pero sin intervención militar

Eran  las seis de la tarde del día siguiente al debate, no quería verlo en directo por la tensión que se genera, en general pienso que estas cosas es mejor verlas un par de veces con tiempo así que me preparé la merienda y puse el video de Youtube en el canal de Elpais. Solo llevaba 3 minutos de vídeo y fue difícil parar de repetir la primera pregunta “antes de comenzar con el bloque de economía”, dijo el moderador, qué puede ser más importante que la crisis reflexioné. Me sorprendió el detalle previo a la pregunta pero la respuesta fue lo que me asustó, se utilizó la palabra libertad en el discurso de la guerra. Tanto tiempo sin escuchar esos discursos de George Bush sobre la libertad en Irak, Operacíón Libertad Iraquí le llamaron los medios norteamericanos. En ese momento paré el vídeo y me detuve palabra por palabra para analizar de qué se estaba hablando y descubrí un Albert Rivera nuevo, aunque tal vez esos primeros segundos he de reconocer que la ideología me nublaba la vista para fijarme en una pregunta igual de manipuladora que la respuesta.

Carlos de Vega abría el debate explicando el terrorismo islamista, haciendo referencia a los atentados de París, según él estamos seguros de que van a atentar, en ese instante como una aparición mariana el ectoplasma de Naomi Klein comenzó a salir por la reanura de ventilación de mi portátil, tal vez no había encontrado un ejemplo mejor en mi vida de la doctrina del shock. ¿España debería formar parte de una coalición, preguntaba el moderador, incluso si esta coalición incluye una intervención militar? Me pareció una forma bonita de decir si España debería de ir a la guerra. En verdad, el objetivo de esta coalición que el presidente Hollande quiere formar es el de crear una coalición militar global para atacar a los mujahidines wahabistas del Estado Islámico en suelo sirio. Francia actuando en”legítima defensa” está bombardeando Siria, el país galo busca una salida al conflicto en Siria con un gobierno democrático moderado de unidad que incluya a los rebeldes sirios y excluya al regimen de Al Assad distanciándola de Rusia que protege al mandatario del país del Levante. Me entra un poco de risa, no es sencillo preguntar ¿debe España pertenecer a una coalición militar incluso si esta coalición militar no incluye una intervención militar? porque es una contradicción muy graciosa a lo Gila propia de un refinado uso del lenguaje y algunos significantes que surgen del miedo impregnado en la pregunta. Sabiendo que le van a atacar, como prescribe Carlos de Vega, bombardearía usted a los que le van a atacar, de nuevo volvemos a 2001 y la doctrina de la guerra preventiva. Esto no tiene que ver con Irak respondería el sr. Rivera.

Lo pongo sobre la mesa: esto no tiene que ver con Irak.

Los analistas del mundo árabe sitúan el origen del Estado Islámico en Irak, el DAESH como se conoce en el mundo árabe, para responder a la invasión militar de Irak en 2003. El mismo año, poco antes, en las islas Azores, el presidente de la Comisión Europea hasta 2014 por aquel entonces presidente de Portugal, José Manuel Durao Barroso, hacía de anfitrión de George Bush, Jose María Aznar y Toni Blair en la cumbre de las Azores donde se dió el ultimatum a Sadam Hussein para presentar las armas de destrucción masiva o enfrentarse a una invasión que no contaba ni con el apoyo de la opinión pública global ni con mandato de las  Naciones Unidas. Las consecuencias de la guerra en Irak, la inestabilidad del gobierno, el caos terrorista, la presencia de tropas norteamericanas permitió a esta organización terrorista proliferar y acaparar suficiente territorio como para crear las bases de un califato. Pero el candidato al gobierno de España por el partido político Ciudadanos, Albert Rivera, tenía otra opinión ya que “esto” (Entiéndase “esto” por “invasión en Siria”) no tiene que ver con la guerra de Irak por otros detalles. Según el candidato ni es una guerra ilegal  ni es una guerra injusta, aunque carece del mandato de Naciones Unidas. La participación rusa en territorio sirio se debe a una petición oficial del gobierno de Al Assad, cuando nos preguntamos si en caso de que la coalición que lidera Francia atacase al DAESH en Siria ¿se trataría de una guerra ilegal? la respuesta es afirmativa, en realidad no es una guerra es una invasión que no cuenta con el respaldo del gobierno en el poder, se trata de una violación de la soberanía de Siria y claramente es un caso de injerencia internacional que viola la Carta de Naciones Unidas y si no atiende a la legalidad internacional no puede ser una guerra justa. La guerra justa o injusta es un absurdo, la guerra es guerra, por eso nos atenemos a un criterio estrictamente legal. Ni hay mentiras ni hay petróleo en juego, continuaba el candidato naranja haciendo alusión a la cumbre de las Azores que mencionábamos antes. Mentiras existen, por ejemplo que esta coalición atacaría dentro de la legalidad, y en cuanto al petróleo la comunidad internacional ya estima la cantidad de barriles de petróleo que salen por rutas que pasan por Irak y Siria hacia Turquía para financiar las acciones terroristas del DAESH.

La amenaza global y su respuesta global, la amenaza interna y la respuesta interna.

Si como politólogo me preguntaran qué libro explica mejor la situación del ministerio de Interior y su relación con las fuerzas de seguridad del Estado sin duda alguna diría ‘En el laberinto de Interior 1994-1996” del periodista Fernando Lopez Agudín que tuvo la suerte de seguir al Superministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, asignado por Felipe Gonzalez para limpiar el remanente franquista en la estructura del ministerio de Interior, viviendo en primera persona los gabinetes de Interior del GAL, Lasa y Zabala o del ex director de la Guardia Civil Luis Roldán.  En 1994  Felipe Gonzalez, acosado por los casos de corrupción, de brutalidad policial, de terrorismo de Estado y por el discurso de José María Aznar sobre la ineficacia de las fuerzas de seguridad para acabar con el terrorismo vasco,  decidió aislar a Belloch y darle poderes no conocidos en democracia, la cartera de Justicia e Interior. Finalmente en 1996 el cambio de gobierno paró el trabajo de Belloch, un nuevo ministro entraría en escena,  Jaime Mayor Oreja, hasta 2001 obsesionado con la lucha contra el terrorismo olvidando así los éxitos y el trabajo de Belloch. En 2004 el 11 de marzo estallaron las bombas en las líneas de cercanías que venían hacia Atocha segando la vida de 193 habitantes de los barrios populares de Madrid.  Durante tres días posteriores, ante el momento electoral, la Policia y la Guardia Civil unida al gobierno del Partido Popular no dudó en mostrar pruebas falsas o manipuladas para seguir la tesis del gobierno, la autoría del atentado no era de Al Quaeda sino de ETA. El jefe de información de la Guardia Civil en ese momento, general José Manuel García Varela, llegó a reconocer durante la comisión de investigación del 11M que habló al Ministro de Interior por aquel entonces, Miguel Angel Acebes, para explicarle tres días después del atentado que las pruebas ya no sostenían la hipótesis de ETA. Su profesionalidad como la del jefe de la Policía Jesús de la Morena y el entonces secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Astarloa está en entredicho ya que durante esos primeros días cuando ante la evidencia de la autoría islamista ocultó a la ciudadanía española la verdad para seguir la hipótesis política que beneficiaba electoralmente al PP.  Ante un atentado de esa magnitud la respuesta democrática fue un No a la Guerra que el siguiente presidente Jose Luis Zapatero comprendió y le llevó a traer las tropas desde Irak de vuelta a España manteniendo las tropas en Afganistán.Parece imposible que ante un problema de tal magnitud y después de un atentado los ciudadanos quieran la paz, pues bien no me quiero repetir pero los y las demócratas en España decidieron un “No a la Guerra” ¿por qué ahora parece idealista?

“Los españoles durante la II Guerra Mundial ganamos a los fascistas”. -Albert Rivera, doctorando, candidato a la presidencia del gobierno.

El candidato de Ciudadanos dice “Aquí lo que hay en juego (es) si luchamos contra los terroristas en el mundo entero los demócratas” creo que quiere decir que los demócratas del mundo entero se unan contra los terroristas, o tal vez no, si define el terrorismo como una amenaza global significa exactamente llevar la guerra a todas las partes donde se encuentren los terroristas, la pregunta es quién es el terrorista, si la amenaza es global ¿también somos sospechosos los ciudadanos de los países occidentales? Albert Rivera, entra en la parte argumentativa y ahí algo sucede el continuo espacio tiempo que le hace salir de la historia. En los argumentos a favor de formar parte de la coalición francesa para invadir Siria, se encuentra el que los demócratas ya formamos una gran coalición contra el fascismo y así, españoles incluidos, ganamos a los fascistas“. Creo que el sr Rivera se olvida de la dictadura de Franco, aquí en España no “ganamos a los fascistas”.  Hubiera quedado mejor un discurso más claro algo así: “Durante la II Guera Mundial, de entre todos los países que hoy componen la UE  Reino Unido, una pequeña parte de Francia y Polonia, durante unos meses, se aliaron para derrotar al  75% de los otros Estados que ahora forman la UE”. Además creo que es de alto patinaje artístico hablar en este caso de la palabra libertad por los antecedentes de nuevo de la Guerra de Irak  “tenemos que estar unidos los que creemos en la libertad” expresa sin titubeos . La libertad al igual que la prosperidad no son palabras que en política se usen al tuntún, son palabras marco de un conjunto de países que define sus valores siempre en esa oposición que aun persiste entre Igualdad  y Libertad o Prosperidad. En el marco del VII encuentro de la Organización de Estados Americanos que será recordada por el encuentro entre el presidente americano Barack Obama y el mandatario cubano, Raúl Castro, se le dio un slogan para el momento “prosperidad con equidad” para celebrar la reconexión de relaciones bilaterales entre los dos países de las Américas. Volviendo a la cita, cuando Albert Rivera  habla de los que creemos en la libertad, está hablando de un grupo de países  según él  aquellos países donde está el Partido Socialista Francés, a Obama, a Merkel, a Cameron, son nuestros aliados, dice, “los aliados de los demócratas. Así que yo creo que tenemos que estar con ellos no con los terroristas ni de canto.”  Esto me hace pensar ¿Pero existía la posibilidad de estar con los terroristas? recuerden el eje del mal de George Bush, este no solo se extendía a Irak, Corea del Norte e Irán sino a los países aliados de Irán como Venezuela o Libia. Si esos países que denota el candidato naranja son aquellos países que defienden la libertad y la democracia es normal que nos aliemos con ellos pero como hemos visto antes existen otras regiones que defienden otros valores igual de democráticos que la libertad como son la igualdad, en ese marco internacional, ¿estarían estos países excluidos de estas alianzas globales? ¿ellos también deben ser objetivo en la lucha por la libertad y la democracia?, es decir, ¿Son para Albert Rivera Estados terroristas Venezuela e Irán? “Dicho eso tiene que ser con consenso en el Parlamento, tiene que dentro de la legalidad de la ONU” Las condiciones que Albert Rivera pone sobre la mesa son puramente retóricas, es decir, que se cumpla lo que es normal y si obviamos la legalidad de la intervención, en el universo donde esa intervención sería legal Albert Rivera estaría diciendo “quiero ir a una guerra sin condiciones”. Para el candidato “tiene que ser dentro de la OTAN”. Dentro de la OTAN…

ETA y el punto de partida

Y para cerrar una respuesta quizas la inicial de la carrera de una persona que aspira y tiene muchas posibilidades de ser presidente de un país, pone de relieve la colaboración entre Francia y España  contra el terrorismo de ETA como nexo de unión  y eso nos devuelve al punto de partida y al punto final: El enemigo interno.

Siguiente: NO en nuestro nombre II: La islamofobia no es la solución

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s