No en nuestro nombre (Ia): Takfir Wal Hijra y el terror transmedia

Los atentados del 13 de noviembre en París nos devolvieron la imagen del terror islámico. Sujetos sin escrúpulos apoyados en la teología salafista, vestidos con trajes blancos, chalecos militares, barbas largas y un pequeño gorro para taparles la coronilla estereotipos que le costaron la vida a numerosos creyentes Sikhs hindúes que tras los atentados del 11S fueron tiroteados en EEUU al ser confundidos con talibanes afganos. Los antecedentes en el tren de Thalys y los atentados a la sede de la magazine Charlie Hebdo daban perfiles de terroristas yihaidistas en Francia que corroboraban el estereotipo que conocemos pero estos atentados no fueron los únicos actos terroristas perpetrados por musulmanes en Francia durante 2015. El 26 de junio en la municipalidad francesa de Saint-Quentin-Fallavier un hombre de 35 años aceleró su coche contra unos tanques de una empresa de químicos situada en el sector industrial de la localidad, su copiloto, al que decapitó, era el jefe de la empresa de transportes donde trabajaba. El Gobierno francés definió el hecho de “terrorista” aunque en su comparecencia el presidente Hollande evitó utilizar el término “islamista”. El conductor del vehículo era Yassin Salhi, un ciudadano francés nacido en Lyon, para llevar a cabo su crimen sólo disponía de un cuchillo y la pistola que los investigadores encontraron junto al cuerpo de la víctima resultó ser  de juguete. La fábrica de químicos donde quería atentar estaba alejada de zonas de viviendas tan siquiera era un lugar simbólico. Yassin Salhi, padre de tres hijos, su mujer, un hombre que en un principio fue considerado su cómplice y luego fue puesto en libertad sin cargos y su hermana fueron los detenidos tras el atentado.  Medios internacionales le llamaron el fanático del ISIS porque el Ministerio de Interior francés fue incapaz de demostrar la conexión del terrorista con el terrorismo islámico. Sin tener constancia de ello, de 2006 a 2008 Yassin Salhi había sido  “señalado y vigilado” por el servicio de inteligencia galo debido a su relación con elementos salafistas aunque sus vecinos declaraban a AFP  que “era un hombre amable, discreto, con su mujer y sus hijos, sin particulares señales de vestimenta, con su barbita, como muchos de nosotros, y que jugaba al fútbol con los niños del barrio”. Yassin admitió a los servicios de inteligencia que había atentado porque tenía  “problemas en casa y en el trabajo“, unos días antes había peleado con su jefe porque dejó caer un transporte de equipos informáticos muy caro.  El perfil coincidía en parte con el de un terrorista islamista como el que el sentido común nos dicta, las condiciones dadas hablan de un atentado pero el motivo del crimen era el de la venganza de un empleado a su jefe.

Ese mismo año en España, en el marco de la operación Chacal, agentes de la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía, en colaboración con el servicio antiterrorista DGST del Reino de Marruecos y la Brigada Provincial de Información de Ceuta anunciaban la detención de cuatro ciudadanos españoles para los cuales especificaba su origen marroquí. Los detenidos, ciudadanos ceutíes, decía el Ministerio de Interior tener un perfil muy parecido al de los terroristas que atentaron en la revista Charlie Hebdo habían sido detenidos porque suponían una amenaza, tenían una pistola, machetes y mantenían relación a través de las redes sociales con otros integrantes del DAESH. No serían los únicos detenidos de ese año. En marzo de 2015 durante la operación Ghuraba el Ministerio de Interior acababa con una célula propagandística del DAESH mientras su jefe huía a Siria para evitar ser capturado, ocho ciudadanos españoles eran detenidos en Ávila, Ciudad Real y Cataluña. El ministerio especificaba de nuevo en su nota de prensa que cinco de estos ciudadanos eran de origen marroquí. El 25 de agosto de ese año fueron detenidos catorce individuos en el marco de la Operación Anfiteatro, trece en Marruecos y uno en España. En septiembre Agentes de la División de Cooperación Internacional de la Policía Nacional trasladaban desde Stuttgart a Ayoub Moutchou, reclamado por terrorismo y pertenencia a organización delictiva. Una Orden Europea de Detención y Entrega emitida por la Audiencia Nacional española permitió el traslado del reclutador del DAESH y con el estudio de los papeles de Ayoub Moutchou se volvería a detener de nuevo a una de las detenidas en Figueres, estudiante de medicina de 19 años y de nacionalidad española, que después de la operación Ghuraba en marzo había sido puesta en libertad sin cargos, la alcaldesa de Figueres diría en ese momento que la familia de la detenida se encontraba “perfectamente integrada”.

La llegada de Ayoub Moutchou al aeropuerto Adolfo Suarez fue llamativa.

Se trataba de un hombre, joven, con una camiseta que en la que se podía leer el texto “Whatever it says” del derecho y del revés que andaba desconcertado caminando con la cara al descubierto ante los flashes de los medios de comunicación. Los que esperaban ver a un barbudo talibán subiendo al furgón policial se estrellaron de bruces contra la realidad. Como vemos en todas las detenciones en España se trataba de ciudadanos españoles, gente joven, en algunos casos con estudios, de clase baja, media baja, detenidos en algunos casos previamente por vender hachís a los que se le aplicaba la ley anti terrorista para prevenir supuestos ataques y en Francia choca con nuestra imagen el caso de Yassin Salhi ¿un lobo solitario del DAESH o simplemente un demente con problemas laborales?

La cooperación Marruecos-UE en materia anti terrorista.

Existe un pacto tácito en Europa mientras la Dirección General de Estudios y Documentación hace el perfil de las actividades de la oposición marroquí el servicio anti terrorista del Reino de Marruecos se coordina con los cuerpos de seguridad del continente para prevenir los posibles ataques terroristas. Es un pacto que asegura la estabilidad en el país del Magreb y Europa a costa de la poca libertad que resta a los ciudadanos marroquíes y saharauis emigrados.

Bagdad A., marroquí, de 59 años, se movía con soltura en el seno de la inmigración magrebí en Alemania. Recopilaba “informaciones sobre manifestaciones organizadas por grupos de oposición”, según la fiscalía federal germana. En 2007 se ofreció a los servicios secretos de su país alegando que poseía “una amplia red de contactos” en el seno de la comunidad marroquí. Le contrataron. Cinco años después, el 7 de diciembre, la fiscalía de Karlsruhe le imputó por “actividades por cuenta de servicios secretos extranjeros”.

Así informaba elPaís el 14 de noviembre de 2012 en su artículo “A la caza del espía marroquí” de un ciudadano contratado para espiar para la DGED a los marroquíes y miembros del Frente Polisario en Alemania, el espía del que se hablaba en el artículo era Yassin Mansouri de 53 años, primer civil que dirigía la Dirección General de Estudios y Documentación del reino alauíta. El CNI, expulsado de Marruecos en 2009, informaba que Yassin Mansouri había conseguido su red de informadores apoyado en la religión en concreto en la pervivencia de la tradición del rito musulmán malekita en las comunidades de emigrantes marroquíes. En noviembre de 2008 Yassin Mansouri alertaba al entonces jefe de los servicios de inteligencia españoles, Alberto Saiz, de que “estaba jugando con fuego” al fomentar en Ceuta la práctica religiosa de los tablig, los extremistas, sin explicar cómo ni por qué, tal vez, se me ocurre que para separar a las poblaciones ceutíes de estas prácticas malekitas y así de la influencia del reino de Marruecos.

Brahim y Salah Abdeslam

Salah Abdeslam de 26 años es uno de los terroristas más buscados del mundo, él junto con su hermano Brahim de 31 formaron parte del grupo de personas que atentaron el 13 de noviembre en París. Brahim fue uno de los kamikazes del bulevard Voltaire, Salah escapó, aún no se sabe por qué. Ambos eran residentes en la municipalidad de Molenbeek en la región de Bruselas, juntos habían abierto un negocio que había sido clausurado por consumo de estupefacientes. Mientras Brahim se había radicalizado Salah no le había acompañado decía a AFP su hermano Mohammed. Se tiene constancia de que Brahim tenía contacto con Abdelhamid Abaoud, el supuesto cerebro de los atentados de París,  había pasado tiempo en Siria. Ambos vendieron su negocio el 30 de septiembre. Salah huyó del atentado, escapó de un control policial y desde entonces está en búsqueda y captura, se le vio pasando un control policial en Hungría acompañado de otras dos personas, mientras se cree que Brahim dejó caer su cinturón explosivo que se detonó por error sin que la explosión matara a nadie.La madre de Brahim decía que últimamente tenía problemas de estrés.

brahim_salah_abdeslam

Brahim, inmolado en el bulevar Voltaire y su hermano Salah. Fuente: France Televisión

Les Béguines, Takfir Wal Hijra, Black House

Eran tres hermanos Mohamed, Salah y Brahim conocidos por la comunidad en Molenbeek, regentaban un bar “Les béguines” (los caprichos) una forma demasiado particular de llamar a un local donde los regentes eran conocidos por dejar fumar hachís y beber alcohol.  Cuando escuché  el nombre del bar recordé la novela de Stephen King y Peter Straub “Black House”. En esta novela un asesino en serie desata una ola de asesinatos en el municipio estadounidense de French Landing, Wisconsin, sus objetivos eran jóvenes que canibalizaba. La ineficacia de la policia no ayudaba y el periodista local comenzó a escribir artículos que despertaron la ansiedad en la población del municipio. El protagonista de esta novela de terror termina descubriendo que el asesino en realidad era un captador de niños especiales, los transgresores, capaces de servir a Abbalah-doon, que traería el nuevo mundo a través del caos. En el relato, antes de comenzar el baile del hogar de la vejez donde se encuentra el asesino ponen la canción de Cole Porter “Begin the Beguine”. Es la parte del libro donde Rebecca baila sin poder aguantar en el salón comunal. El hit escrito en los años treinta tuvo su repercusión hasta entrados los 50 gracias a que se hizo popular entre los soldados de la II Guerra Mundial, la música iba acompañada de un baile de pareja que mezclaba ritmos latinos y baile de salón francés, un baile irreverente. Cuando el egipcio Sayyid Qutb escribió el ensayo “The America I have seen” dedico varias partes de este pequeño ensayo a los bailes de salón a los cuales asistía. Era especialmente crítico con la sensualidad y el libertinaje que se vivía en estas situaciones en las que recriminaba que el mismo párroco incitara a hombres y mujeres a bailar o les dejara solos continuando con la fiesta a su antojo. Sayyid Qutb disfrutó de una beca en EEUU entre 1948 y 1950 que le transmitirían una visión negativa de la humanidad y que le llevó a elaborar la base de la filosofía política de la que bebieron los líderes de la facción de la Hermandad Musulmana más radical, la Sociedad Musulmana. Tras su regreso a Egipto Sayyid fue encarcelado en varias ocasiones y finalmente ejecutado, una división interna dejó como único miembro de la Sociedad Musulmana a Suhkri Mustafá. Cuando Suhkri salió en 1971 de la cárcel hizo proselitismo de las ideas de Qutb hasta que en 1976 después del asesinato entre miembros de la Sociedad Musulmana este fue arrestado por el gobierno, la prensa oficialista les hizo conocer como Takfir Wal Hijra (los autoproclamados musulmanes fuera de la realidad) la Sociedad Musulmana tomó la mofa como propia fue así como miembros de la Sociedad Musulmana desarrollaron la teología de la excomunión y el exilio donde los miembros podrían permanecer totalmente separados de una sociedad corrupta “jahiliyyah”, interiormente seguir el camino del Islam y exteriormente poder realizar actos impuros como beber alcohol, comer cerdo o , lo más importante, matar a otro musulmán. Del grupo Takfir Wal Hijra poco se sabe. Ganó fuerza en los años 90 y se esparció por el continente africano siendo sudaneses y somalíes sus victimas, también atentando en Libano, se conocen células en todo el Magreb. El último atentado conocido en un país occidental fue en Rusia en 27 de noviembre de 2013 cuando 14 miembros fueron arrestados, los negocios que mantenían su actividad, la venta de drogas, robos, asaltos, la venta de mezcla de tabaco y otros crímenes. Es muy posible que estos atentados hayan sido perpetrados por una célula de Takfir Wal Hijra. Con estos antecedentes si revisamos los perfiles de los terroristas dejan de ser personas con un mal día

La casa

La casa, es un símbolo eterno, la cueva, el espacio donde a pesar de lo que haya afuera se está seguro, así reflexionaba Stephen King en “Black House” sobre la importancia del hogar. Tenemos una cocina donde lo normal es preparar los alimentos y unos armarios con perchas donde guardar los abrigos. Si un día nos encontráramos los calcetines en el salón iríamos corriendo a regañar a quien se saltara la norma porque la casa es el espacio de lo normal, si un día nos encontramos a nuestro hijo con el gas abierto y un mechero en la mano jamás volvería la normalidad. Uno espera lo mismo de su país, pasado un atentado terrorista lo que sucederá el día siguiente es un enigma es entonces cuando desarrollamos un síndrome general de adaptación que puede derivar en neurosis. Lo sano en principo es volver a la norma, a conocer los peligros, desarrollar soluciones y crear nuevos valores. En el marco de las operaciones anti yihaidistas del gobierno francés se incluyó la creación de una página web www.stop-djihadisme.gouv.fr la misma explicaba las políticas de seguridad que se iban a llevar a cabo y alertaban del modus operandi de los terroristas. Bajo el título “Desencriptando la propaganda yihaidista” la página recoge una sección donde se explican quienes son ellos, sus medios de propaganda masiva en Internet y qué hacer en caso de reconocer un terrorista acompañado de un número de atención policial. Entre los contenidos de la página web se encuentra una infografía que alerta del perfil de la persona inmersa en un proceso de radicalización yihaidista, deja de escuchar música, no se junta con sus antiguos amigos, cambia radicalmente de alimentación, son clásicos que los psicosociólogos asocian a actividades de manipulación mental como las que se dan en sectas. Además este perfil describe como identificar a estas personas si vemos que dejan los estudios, dejan de practicar natación, utilizan los medios de redes sociales e Internet para buscar contenido extremista  o en el caso de las mujeres si utilizan vestidos más anchos de lo normal para hablar del supuesto perfil del radical yihaidista. El Ministerio de Interior español, siguiendo el operativo galo, creó la primera semana de diciembre la web Stop-radicalismos y una aplicación de Android donde cualquier ciudadano puede denunciar a otra persona con una conducta que “suponga el inicio o desarrollo de un proceso de radicalización o de gestación de conductas extremistas, intransigentes o de odio por razones racistas, xenófobas, de creencias, o de ideologías”.  Los estereotipos son parte de la casa, todos tenemos asignados una misión en ella, los estereotipos nos hacen sentir tranquilos, papá traerá el salario a final de mes, mamá hará la comida. Después de lo dicho hasta ahora, si estos terroristas los dibujamos con el perfil de un terrorista islámico imaginario juzguen ustedes mismos para qué sirve esta contra propaganda cuando los terroristas son como usted y como yo  sino para alterar la paz entre miembros de un mismo hogar.

الإسلاموفوبيا ليست الحل

La Islamofobia no es la solución

 

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Ciencia política

3 Respuestas a “No en nuestro nombre (Ia): Takfir Wal Hijra y el terror transmedia

  1. Pingback: No en nuestro nombre (I): Las primeras palabras de Albert Rivera en el debate de ElPais | The smoked one. Un experto de lo infumable

  2. Pingback: Salah Abdeslam’s Black House | The smoked one. Un experto de lo infumable

  3. Pingback: Un cambio de estilo contra la islamofobia | The smoked one. Un experto de lo infumable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s