Salah Abdeslam’s Black House

brahim_salah_abdeslamComo contaba hace unos días los hermanos Salah eran conocidos por la comunidad en Molenbeek, regentaban un bar “Les béguines” (los caprichos) una forma demasiado particular de llamar a un local donde los regentes eran conocidos por dejar fumar hachís y beber alcohol.  Cuando escuché  el nombre del bar recordé la novela de Stephen King y Peter Straub “Black House”. En esta novela un asesino en serie desata una ola de asesinatos en el municipio estadounidense de French Landing, Wisconsin, sus objetivos eran jóvenes que canibalizaba. La ineficacia de la policia no ayudaba y un periodista local comenzó a escribir artículos que despertaron la ansiedad en la población del municipio. El protagonista de esta novela de terror termina descubriendo que el asesino en realidad era un captador de niños especiales, los transgresores, capaces de servir a Abbalah-doon, que traería el nuevo mundo a través del caos. En el relato, antes de comenzar el baile del hogar de la vejez donde se encuentra el asesino ponen la canción de Cole Porter “Begin the Beguine”. Es la parte del libro donde Rebecca baila sin poder aguantar en el salón comunal. El hit escrito en los años treinta tuvo su repercusión hasta entrados los 50 gracias a que se hizo popular entre los soldados de la II Guerra Mundial, la música iba acompañada de un baile de pareja que mezclaba ritmos latinos y baile de salón francés, un baile irreverente. Como en la novela hoy salen informaciones en  ElPais, Abdeslam sigue sin ser encontrado, pero ha saltado la noticia debido a unas revelaciones del Ministro de Justicia Geens ha asegurado que Abdeslam

“se encontraba, aparentemente, en una habitación de Molenbeek [el barrio conectado con buena parte de los atentados yihadistas que han sacudido Occidente] dos días después de los atentados de París”. El ministro asegura que los servicios de inteligencia lo localizaron en ese domicilio la noche del 15 al 16 de noviembre, pero no pudieron intervenir porque la ley impide el registro de hogares en plena noche. Cuando regresaron los agentes, Abdeslam ya había huido.”

Las revelaciones han causado la alarma y la indignación en Bélgica. Las fuerzas de seguridad siguen perdiendo la confianza de su ciudadanía. El ministro de Justicia el mismo que alertó de la ineficacia de la policía belga ha pedido ampliar a 24 horas el plazo de los registros una medida que va en la deriva del populismo punitivo europeo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo El mito y el concepto de la realidad, terrorismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s